Publicado: 3 de Agosto de 2018 a las 08:39

¿ES LO MISMO ALIMENTARSE Y NUTRIRSE?

¿Quiénes de los que están leyendo este artículo conducen?. No, no me he vuelto loco. ¿Qué dice este de coches y qué tiene eso que ver con la nutrición? Como todos sabemos, los coches funcionan con unos combustibles llamados gasolina o diésel.  Bien, dentro de estos combustibles los hay de diferentes categorías. Por ejemplo, en el caso del diésel, está el diesel e+ o el 10+. Supuestamente el diésel 10+ es de mejor calidad (está más depurado) y por eso es un poco más caro. Bueno, pues con la comida ocurre lo mismo (NO TODOS LOS ALIMENTOS TIENEN LA MISMA CALIDAD). Lo que pasa es que en este campo que nos atañe existen dos conceptos, a mi juicio importantísimos, por lo que tienen de diferente y por lo a menudo que se confunden, y son el concepto de ALIMENTACIÓN y el de NUTRICIÓN.

ALIMENTARSE, es simplemente tomar CUALQUIER ALIMENTO, llevarlo a la boca, masticarlo, sentir que nos hemos saciado  y olvidarnos de él porque el organismo se ocupa de todo lo demás. Lo que popularmente se conoce como llenar el buche.  

NUTRIRSE, es hacer básicamente lo mismo con una vital diferencia y es que al nutrirnos NO TOMAMOS CUALQUIER ALIMENTO sino que elegimos un alimento –CONSCIENTEMENTE- que no sólo nos sacie sino que  APORTE LOS NUTRIENTES NECESARIOS PARA QUE, TRAS LA DIGESTIÓN, el cuerpo aproveche esos nutrientes llevándolo hasta las células con un objetivo final que es ESTAR SANOS Y, GENERALMENTE,  DELGADOS (en ese orden). Para nutrirnos y no alimentarnos, tenemos que saber cómo hacerlo.  

Por eso hacía mención al combustible del coche. Nadie en su sano juicio pondría en su coche (en principio) un combustible de baja calidad o con impurezas porque es verdad que al principio haría que el coche funcionara pero con el tiempo el coche acabaría causando problemas hasta que dejaría de funcionar.

Pues eso mismo es lo que ocurre con nuestros cuerpos. Al principio podemos tomar CUALQUIER ALIMENTO, que no pasará nada PERO  con el tiempo empezarán los achaques (HIPERTENSIÓN, OBESIDAD, ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES EN INCLUSO, HOY EN DÍA YA SE SABE QUE ENFERMEDADES NEURODEGENERATIVAS). Y esos achaques nadie los relacionará con ese exceso de azúcar, sal, grasas de baja calidad, etc, que hemos estado ingiriendo año tras año. Se culpará a la edad, a la genética, al medio ambiente, al estilo de vida, al exceso de trabajo, etc, que también tienen su parte de responsabilidad.

Mi pregunta entonces es: ¿por qué si le damos lo mejor a nuestros coches no lo hacemos también con nuestro cuerpo que es, al fin y al cabo, nuestro vehículo mientras estamos en la Tierra? ¿ALGUIEN SABE POR QUÉ SUCEDE ESTO?

Volvamos un poquito atrás al concepto de NUTRICIÓN. ¿Cómo podríamos, entonces, definir lo que es la NUTRICIÓN? Yo diría que es como el material de construcción óptimo de un edificio, sólo que ese edificio somos nosotros.

La nutrición es un hábito difícil de cambiar (factores que no ayudan: el medio ambiente, la falta de firmeza al planteárnoslo…). CIERTAMENTE MENTIRÍA SI DIJERA QUE ES FÁCIL.  Pero que no sea fácil no quiere decir que no se pueda hacer. Las personas somos una constante oportunidad de cambio y si algo no nos gusta lo podemos cambiar, por ejemplo, la nutrición, el deporte, los hábitos saludables, etc. El cuerpo cambia solo pero nosotros podemos ayudarle con nuestra actitud.

Se hizo un experimento con ratas alimentándolas con grasa y azúcar (sacarosa) y se veía que morían. Al cambiar su alimentación a alimentos naturales y también añadiendo vitaminas y otros micronutrientes (alimentos que no fueran sólo combustibles), se observaba que sobrevivían.

¿Qué es entonces una NUTRICIÓN EQUILIBRADA? ES UNA NUTRICIÓN CORRECTA,  pero esto no es fácil. Entre otras razones por la producción mundial de alimentos. Hay que dar de comer a unos 10.000 millones de personas y para hacer esto, hay que recurrir a unos sistemas de producción masivos e intensivos que, entre otros resultados, provocan la pérdida de nutrientes. ¿Cómo se soluciona esto? Produciendo calorías baratas (azúcar, cereales refinados, grasas trans, etc).

Cada día comemos peor. Podemos decir que vivimos una época de bombardeo comercial junto con una “incultura nutricional” (PESE A QUE SE PUBLICAN MÁS ARTÍCULOS SOBRE NUTRICIÓN QUE NUNCA) y esto da como resultado la comida basura, llena de deficiencias. ¡Cuidado con nuestro corazón y sistema cardiovascular!


PERO EN REALIDAD ¿QUÉ QUEREMOS?

  • No queremos tener un infarto

  • No queremos ser obesos

  • Queremos estar sanos

  • Queremos estar “guapos”

  • No queremos pasar hambre

  • No queremos estar deprimidos

  • Queremos tener vitalidad

Bueno, pues el 70% de todo eso está en nuestras manos. Siempre y cuando el problema no tenga un fondo psicológico. Esto hay que mirarlo muy cuidadosamente. ¿Por qué utilizamos la comida como sustituto de nuestras ansiedades, inseguridades, frustraciones, angustias, problemas personales en definitiva? Mi teoría es porque la comida es lo más fácil que tenemos  a nuestro alcance y es lo que nos calma más rápidamente pero eso son únicamente parches.

Desgraciadamente, cuando el cuerpo se encuentra en un estado de estrés, ansiedad, etc, independientemente de cuál sea la causa, se blinda para poder sobrevivir y hacer que todas las funciones biológicas básicas puedan seguir funcionando. Esto quiere decir que si en ese estado de estrés intentamos adelgazar, va a ser muy difícil, por no decir imposible, conseguirlo ya que el cuerpo no va a permitir perder ni un gramo de grasa porque  él detecta ese estado de ansiedad como una amenaza que no sabe lo que va a durar y su misión principal es auto protegerse de esa amenaza. Por ello, antes de embarcarse en una dieta, sería recomendable intentar solucionar la causa de la ansiedad. Es decir empezar la casa por la planta baja y no por el tejado.

En general, cuando los problemas no son de origen psicológico no debería haber grandes problemas para empezar a perder peso poco a poco.

Con este artículo me despido hasta septiembre. Os dejo descansar en vacaciones.  A la vuelta más. ¡Buenas vacaciones!