• Notas informativas para degustar:¿ES LO MISMO ALIMENTARSE Y NUTRIRSE?

    Notas informativas para degustar:¿ES LO MISMO ALIMENTARSE Y NUTRIRSE?

    3 de Agosto de 2018 a las 08:39

    ¿ES LO MISMO ALIMENTARSE Y NUTRIRSE?

    ¿Quiénes de los que están leyendo este artículo conducen?. No, no me he vuelto loco. ¿Qué dice este de coches y qué tiene eso que ver con la nutrición? Como todos sabemos, los coches funcionan con unos combustibles llamados gasolina o diésel.  Bien, dentro de estos combustibles los hay de diferentes categorías. Por ejemplo, en el caso del diésel, está el diesel e+ o el 10+. Supuestamente el diésel 10+ es de mejor calidad (está más depurado) y por eso es un poco más caro. Bueno, pues con la comida ocurre lo mismo (NO TODOS LOS ALIMENTOS TIENEN LA MISMA CALIDAD). Lo que pasa es que en este campo que nos atañe existen dos conceptos, a mi juicio importantísimos, por lo que tienen de diferente y por lo a menudo que se confunden, y son el concepto de ALIMENTACIÓN y el de NUTRICIÓN.

    ALIMENTARSE, es simplemente tomar CUALQUIER ALIMENTO, llevarlo a la boca, masticarlo, sentir que nos hemos saciado  y olvidarnos de él porque el organismo se ocupa de todo lo demás. Lo que popularmente se conoce como llenar el buche.  

    NUTRIRSE, es hacer básicamente lo mismo con una vital diferencia y es que al nutrirnos NO TOMAMOS CUALQUIER ALIMENTO sino que elegimos un alimento –CONSCIENTEMENTE- que no sólo nos sacie sino que  APORTE LOS NUTRIENTES NECESARIOS PARA QUE, TRAS LA DIGESTIÓN, el cuerpo aproveche esos nutrientes llevándolo hasta las células con un objetivo final que es ESTAR SANOS Y, GENERALMENTE,  DELGADOS (en ese orden). Para nutrirnos y no alimentarnos, tenemos que saber cómo hacerlo.  

    Por eso hacía mención al combustible del coche. Nadie en su sano juicio pondría en su coche (en principio) un combustible de baja calidad o con impurezas porque es verdad que al principio haría que el coche funcionara pero con el tiempo el coche acabaría causando problemas hasta que dejaría de funcionar.

    Pues eso mismo es lo que ocurre con nuestros cuerpos. Al principio podemos tomar CUALQUIER ALIMENTO, que no pasará nada PERO  con el tiempo empezarán los achaques (HIPERTENSIÓN, OBESIDAD, ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES EN INCLUSO, HOY EN DÍA YA SE SABE QUE ENFERMEDADES NEURODEGENERATIVAS). Y esos achaques nadie los relacionará con ese exceso de azúcar, sal, grasas de baja calidad, etc, que hemos estado ingiriendo año tras año. Se culpará a la edad, a la genética, al medio ambiente, al estilo de vida, al exceso de trabajo, etc, que también tienen su parte de responsabilidad.

    Mi pregunta entonces es: ¿por qué si le damos lo mejor a nuestros coches no lo hacemos también con nuestro cuerpo que es, al fin y al cabo, nuestro vehículo mientras estamos en la Tierra? ¿ALGUIEN SABE POR QUÉ SUCEDE ESTO?

    Volvamos un poquito atrás al concepto de NUTRICIÓN. ¿Cómo podríamos, entonces, definir lo que es la NUTRICIÓN? Yo diría que es como el material de construcción óptimo de un edificio, sólo que ese edificio somos nosotros.

    La nutrición es un hábito difícil de cambiar (factores que no ayudan: el medio ambiente, la falta de firmeza al planteárnoslo…). CIERTAMENTE MENTIRÍA SI DIJERA QUE ES FÁCIL.  Pero que no sea fácil no quiere decir que no se pueda hacer. Las personas somos una constante oportunidad de cambio y si algo no nos gusta lo podemos cambiar, por ejemplo, la nutrición, el deporte, los hábitos saludables, etc. El cuerpo cambia solo pero nosotros podemos ayudarle con nuestra actitud.

    Se hizo un experimento con ratas alimentándolas con grasa y azúcar (sacarosa) y se veía que morían. Al cambiar su alimentación a alimentos naturales y también añadiendo vitaminas y otros micronutrientes (alimentos que no fueran sólo combustibles), se observaba que sobrevivían.

    ¿Qué es entonces una NUTRICIÓN EQUILIBRADA? ES UNA NUTRICIÓN CORRECTA,  pero esto no es fácil. Entre otras razones por la producción mundial de alimentos. Hay que dar de comer a unos 10.000 millones de personas y para hacer esto, hay que recurrir a unos sistemas de producción masivos e intensivos que, entre otros resultados, provocan la pérdida de nutrientes. ¿Cómo se soluciona esto? Produciendo calorías baratas (azúcar, cereales refinados, grasas trans, etc).

    Cada día comemos peor. Podemos decir que vivimos una época de bombardeo comercial junto con una “incultura nutricional” (PESE A QUE SE PUBLICAN MÁS ARTÍCULOS SOBRE NUTRICIÓN QUE NUNCA) y esto da como resultado la comida basura, llena de deficiencias. ¡Cuidado con nuestro corazón y sistema cardiovascular!


    PERO EN REALIDAD ¿QUÉ QUEREMOS?

    • No queremos tener un infarto

    • No queremos ser obesos

    • Queremos estar sanos

    • Queremos estar “guapos”

    • No queremos pasar hambre

    • No queremos estar deprimidos

    • Queremos tener vitalidad

    Bueno, pues el 70% de todo eso está en nuestras manos. Siempre y cuando el problema no tenga un fondo psicológico. Esto hay que mirarlo muy cuidadosamente. ¿Por qué utilizamos la comida como sustituto de nuestras ansiedades, inseguridades, frustraciones, angustias, problemas personales en definitiva? Mi teoría es porque la comida es lo más fácil que tenemos  a nuestro alcance y es lo que nos calma más rápidamente pero eso son únicamente parches.

    Desgraciadamente, cuando el cuerpo se encuentra en un estado de estrés, ansiedad, etc, independientemente de cuál sea la causa, se blinda para poder sobrevivir y hacer que todas las funciones biológicas básicas puedan seguir funcionando. Esto quiere decir que si en ese estado de estrés intentamos adelgazar, va a ser muy difícil, por no decir imposible, conseguirlo ya que el cuerpo no va a permitir perder ni un gramo de grasa porque  él detecta ese estado de ansiedad como una amenaza que no sabe lo que va a durar y su misión principal es auto protegerse de esa amenaza. Por ello, antes de embarcarse en una dieta, sería recomendable intentar solucionar la causa de la ansiedad. Es decir empezar la casa por la planta baja y no por el tejado.

    En general, cuando los problemas no son de origen psicológico no debería haber grandes problemas para empezar a perder peso poco a poco.

    Con este artículo me despido hasta septiembre. Os dejo descansar en vacaciones.  A la vuelta más. ¡Buenas vacaciones!


  • ¿QUÉ HACER PARA ADELGAZAR?

    ¿QUÉ HACER PARA ADELGAZAR?

    24 de Julio de 2018 a las 05:51

    ¿QUÉ HACER PARA ADELGAZAR?

    Este artículo es más reducido de lo habitual pero no por ello menos importante. Cuando me refiero a qué hacer para adelgazar, es obvio que las vías son variadas pero lo que se desarrolla a continuación es, a mi juicio y por mi experiencia, la parte más importante. No pretendo decir que sea la única. 

    Podemos decir que lo que tenemos que hacer si queremos adelgazar- si queremos eliminar grasa de nuestro tejido graso y quemarla- es disminuir nuestros niveles de insulina y secretar menos insulina. Si podemos conseguir que nuestros niveles de insulina sean lo suficientemente bajos, podremos quemar nuestra grasa. Si no podemos, no la quemaremos. Cuando secretamos insulina, o si el nivel de insulina en nuestra sangre es extraordinariamente elevado, acumulamos grasa en nuestro tejido. Solo cuando disminuyen  movilizamos grasa y la usamos como combustible. Eso es lo que la ciencia nos dice.

    Pero hay algo que debemos recordar y que, para mí, es determinante: cuando una persona abusa de los carbohidratos se corre el riesgo de convertirse en alguien resistente a la insulina. ¿Qué quiere decir eso? pues que por nuestras venas correrá más insulina durante parte del día o del día entero para transformar los hidratos de carbono en glucosa y no se podrá metabolizar la grasa acumulada. Por lo tanto el único combustible que utilizaremos será el de los hidratos de carbono. 

    Esto se puede revertir aunque no sin esfuerzo y vigilancia constantes.  ¡¡paciencia!!

    No olvidemos que según la pirámide nutricional en vigor, el grupo alimentario más recomendado es el de los carbohidratos, que es el grupo que se metaboliza en azúcar, dicho de una manera sencilla. Por lo tanto si este grupo es el más recomendado como combustible rápido para el organismo, será a este grupo al que tendremos que prestar más atención a la hora de su consumo y ver cuál será la clase de carbohidrato que se transformará más rápidamente en azúcar para evitar, precisamente, el abuso de su consumo. 

     Para terminar lanzo una pregunta para la reflexión. ¿Es realmente necesario el consumo de un porcentaje de alrededor de un 50% de carbohidratos (según lo recomendado por la pirámide nutricional) para una sociedad que, en su mayoría, realiza un trabajo sedentario con un reducido consumo de energía (proporcionada en su mayoría por ese 50% de esos hidratos de carbono cuyo abuso lleva al sobrepeso? 

    Ahí lo dejo. Hasta la semana que viene.


  • ENTONCES, ¿POR QUÉ ENGORDAN LAS PERSONAS?

    ENTONCES, ¿POR QUÉ ENGORDAN LAS PERSONAS?

    17 de Julio de 2018 a las 12:00


    Primero habría que explicar por qué almacenamos grasa. Parte de la grasa nos proporciona el aislamiento necesario para mantenernos calientes y otro tanto por ciento es una especie de relleno que protege las estructuras frágiles del cuerpo. Hasta ahí todo bien,  ¿PERO QUÉ PASA CON EL RESTO?

    Lo cierto es que la grasa sale continuamente de nuestras células grasas y circula por todo el cuerpo para ser usada como combustible y, cuando no se la utiliza como combustible, vuelve a las células grasas. Esto ocurre con independencia de que hayamos comido o hecho ejercicio recientemente. 

    A lo largo de cada periodo de 24 horas, la grasa de nuestras células grasas proporciona una considerable porción  de combustible que nuestras células quemarán como energía. 

    A los nutricionistas les gusta pensar (y les gusta explicarnos) que la razón de que los H de C sean de algún modo el combustible que prefiere nuestro cuerpo, algo que por otra parte es erróneo,  ES QUE NUESTRAS CÉLULAS QUEMAN LOS H de C ANTES DE QUE ESTAS QUEMEN LA GRASA. ¡¡LO HACEN PORQUE ASÍ ES EL MODO COMO EL CUERPO MANTIENE CONTROLADOS LOS NIVELES DE AZÚCAR EN SANGRE DESPUÉS DE UNA COMIDA. Y SI ESTAMOS SIGUIENDO UNA DIETA ALTA EN H de C, COMO HACE LA MAYORÍA DE LA GENTE, NUESTRAS CÉLULAS TENDRÍAN QUE QUEMAR UN MONTÓN DE H de C ANTES DE LLEGAR A LA GRASA!! ESTO ES IMPORTANTÍSIMO DE ENTENDER. 

    Y AHORA ES CUANDO VUELVE A ESCENA LA ACTRIZ PRINCIPAL: LA INSULINA.

    Cuando empezamos  a ingerir H de C, que normalmente es el nutriente que la mayoría de las personas consumen en mayor abundancia, el páncreas empieza a secretar INSULINA ¡¡¡YA INCLUSO ANTES DE EMPEZAR A COMER!!! La INSULINA tiene muchas funciones en el cuerpo humano, pero uno de los más importantes es la de mantener el azúcar en sangre bajo control. 

    En efecto, este órgano se estimula con solo pensar en comer. Esta insulina estará preparando nuestro cuerpo para la comida que estamos a punto de ingerir. Cuando tomamos los primeros 
    ENTONCES, ¿POR QUÉ ENGORDAN LAS PERSONAS?


  • ¿ES EL DEPORTE LA SOLUCIÓN?

    ¿ES EL DEPORTE LA SOLUCIÓN?

    10 de Julio de 2018 a las 06:15

    Imaginemos que nos invitan a una cena de celebración. Sabemos que el cocinero es excelente

    y la invitación asegura que esta cena especial va a ser un acontecimiento inolvidable. Y nos

    recomiendan QUE VAYAMOS CON HAMBRE. ¿Cómo lo conseguiremos?

    Quizá intentemos comer menos a lo largo del día, tal vez incluso nos saltaremos el almuerzo, o

    también el desayuno. Puede que vayamos al gimnasio para entrenarnos especialmente a

    fondo o salgamos a correr o que nademos durante más tiempo de lo habitual para que se nos

    abra el bien el apetito. Incluso puede que, en lugar de coger el coche, vayamos andando a la

    cena.

    Pero RECAPITULEMOS UN MOMENTO. Las instrucciones que se nos dan cuando queremos

    perder peso- COMER MENOS Y HACER MÁS EJERCICIO- son las mismas que deberíamos seguir

    si quisiéramos tener más apetito, es decir, acabar comiendo más. No sé a ustedes pero a mí

    esto me parece UNA CONTRADICCIÓN.

    ¿QUÉ OCURRE CUANDO AUMENTAMOS EL GASTO DE ENERGÍA INCREMENTANDO EL NIVEL

    DE NUESTRA ACTIVIDAD FÍSICA?

    ¡¡ ¡QUÉ TENEMOS MÁS HAMBRE Y TENDREMOS QUE COMER MÁS!!!!!!

    Hoy en día, hacer ejercicio con regularidad se considera un medio de prevención esencial para

    todas las enfermedades crónicas de nuestro tiempo (con la excepción, por supuesto, de las

    afecciones de las articulaciones y los músculos cuyas causas se deben al exceso de ejercicio).

    Teniendo en cuenta la omnipresencia del mensaje, el control que ejerce en nuestras vidas y la

    simplicidad de la idea de quemar calorías, perder peso y prevenir enfermedades ¿no sería

    bonito que fuera cierto? Como cultura, sin duda alguna creemos que lo es. Lo cierto es que

    hay excelentes razones para hacer ejercicio con regularidad. PODEMOS AUMENTAR NUESTRA

    RESISTENCIA Y NUESTRA FORMA FÍSICA AL HACERLO, HACER EJERCICIO PUEDE AYUDARNOS A

    SENTIRNOS MEJOR CON NOSOTROS MISMOS POR LA PRODUCCIÓN DE ENDORFINAS. Todo eso

    es indiscutible PERO aquí de lo que estamos hablando es SI NOS VA A AYUDAR A MANTENER

    NUESTRO PESO, EN CASO DE QUE ESTEMOS DELGADOS, O A PERDERLO, SI NO LO ESTAMOS.

    LA RESPUESTA ES QUE PARECE SER QUE NO. ¿POR QUÉ?

    Hemos ido engordando a un ritmo constante durante las últimas décadas y como dice la OMS

    “nos hemos ido convirtiendo en seres cada vez más sedentarios”. PERO CURIOSAMENTE LAS

    PRUEBAS INDICAN LO CONTRARIO, sobre todo en EE.UU, donde la epidemia de obesidad ha

    coincidido con lo que podríamos llamar una epidemia de ocio centrada en la actividad física,

    de gimnasios y de innovadores métodos de gastar energía (máquinas de step, elípticas,

    spinning, patines en línea, aeróbic, etc,) y todo fue inventado o rediseñado prácticamente

    desde los inicios de la epidemia de obesidad.

    Pero si el comportamiento sedentario nos hace engordar y la actividad física evita que

    subamos de peso, ¿NO DEBERIA LA “EXPLOSIÓN DE EJERCICIO” Y LA “NUEVA REVOLUCIÓN


    DE LA BUENA FORMA FÍSICA” HABER CREADO UNA EPIDEMIA DE DELGADEZ EN LUGAR DE

    COINCIDIR CON UNA EPIDEMIA DE OBESIDAD?

    Entonces es posible que, en lugar de las calorías que consumimos y gastamos, sea otro factor

    el responsable de que aumentemos o no de peso.

    Creemos que el ejercicio tiene la propiedad de quemar grasas porque nos basamos en la

    hipótesis de que podemos aumentar nuestro gasto energético sin vernos obligados a

    aumentar nuestro consumo de energía. PERO LA CUESTIÓN ES SI ESTA POSIBILIDAD

    RESULTA RAZONABLE.

    LA RESPUESTA ES NO.

    ¡¡¡SI AUMENTAMOS NUESTRA ACTIVIDAD FÍSICA, TENDREMOS MÁS APETITO!!!

    Pruebe a gastar más energía y es muy probable que aumente las calorías que consume para

    compensar. ¿NO ES EXTRAÑO QUE ALGO TAN OBVIO SE HAYA IGNORADO EN LA

    INVESTIGACIÓN MÉDICA?

    Ya en el año 1932 un médico de la clínica Mayo de EE.UU decía que “el paciente piensa de

    forma muy acertada, que cuanto más ejercicio hace más grasa debería quemar y que la

    pérdida de peso debería ser proporcional, y se siente decepcionado cuando las básculas no le

    muestran ningún progreso”.

    En primer lugar, quemamos un número sorprendentemente bajo de calorías haciendo ejercicio

    de FORMA MODERADA y, en segundo lugar, puede que el esfuerzo no sirva para nada, y con

    toda probabilidad así será SI LOS CAMBIOS EN LA DIETA RESULTAN INSIGNIFICANTES.

    De acuerdo, CUANTO MÁS EJERCICIO HAGAMOS MAS CALORÍAS QUEMAREMOS (la única

    forma de quemar calorías significativamente es hacer EJERCICIO INTENSO) pero ESO TAMBIÉN

    NOS ABRIRÁ MÁS EL APETITO. LOS GASTOS DE ENERGÍA ESPECIALMENTE ALTOS O BAJOS

    TIENEN COMO CONSECUENCIA NIVELES DE APETITO ESPECIALMENTE ALTOS O BAJOS.

    Y NO OLVIDEMOS ALGO: EL AUMENTO DEL GASTO DE ENERGÍA QUE PROVOCA EL EJERCICIO

    CONLLEVA TAMBIÉN UN AUMENTO DE CONSUMO DE ALIMENTOS, Y NO ES POSIBLE

    PREDECIR SI LA INGESTA DE ALIMENTOS SERÁ SUPERIOR A LAS CALORÍAS CONSUMIDAS.

    Entonces los médicos, nutricionistas e incluso entrenadores personales empezaron a pensar en

    el hambre como si fuera algo que solo existiera en el cerebro, una cuestión de fuerza de

    voluntad (sea eso lo que sea) y no la consecuencia natural de un esfuerzo del cuerpo para

    recuperar la energía que ha gastado.

    Para concluir el asunto de comer menos y hacer más deporte como solución para perder

    peso podríamos decir que si la gente ha estado pensando esta idea durante más de un siglo,

    ha tratado de probarla durante décadas y todavía no ha conseguido encontrar pruebas

    convincentes de que sea cierta, con toda probabilidad no lo es. No podemos decir que no lo

    sea con absoluta certeza, porque la ciencia no funciona de esta manera. Pero podemos decir

    que se trata de una de las muchas ideas en apariencia razonables de la historia de la ciencia

    que nunca ha dado resultado.


    Así que si reducir las calorías que ingerimos no nos hace perder peso y si aumentar las calorías

    gastadas ni siquiera evita que lo ganemos, quizá deberíamos volver a plantearnos todo el

    asunto y ver qué pasa.

    La semana que viene más…

  • Notas Informativas para degustar: ¿POR QUÉ COMER MENOS NO ES LA SOLUCIÓN?

    Notas Informativas para degustar: ¿POR QUÉ COMER MENOS NO ES LA SOLUCIÓN?

    3 de Julio de 2018 a las 19:39

    ¿POR QUÉ COMER MENOS NO ES LA SOLUCIÓN?

    Permítanme que comparta con ustedes un estudio que se realizó en la década de los 90. El

    Instituto Nacional de la Salud de EE. UU (equivalente a nuestro Ministerio de Sanidad), se

    propuso investigar algunos temas críticos de la salud femenina.

    Entre las preguntas que los investigadores esperaban responder estaba la cuestión de si las

    dietas bajas en grasa (QUE SON LAS QUE SE ACONSEJAN TOMAR SI SE QUIERE ADELGAZAR)

    realmente previenen las enfermedades cardiacas o el cáncer, al menos en las mujeres. Se

    eligieron a 20,000 mujeres al azar y les enseñaron a comer de acuerdo con una dieta baja en

    grasa, con mucha fruta, verdura y fibra, y se les ofreció apoyo psicológico para motivarlas a

    que cumplieran la dieta.

    Uno de los efectos de este apoyo psicológico, es que, consciente o inconscientemente, las

    mujeres también decidieron comer menos, en concreto 360 calorías diarias menos. Si creemos

    que la causa de la obesidad es comer más de lo necesario, podríamos decir que estas mujeres

    estaban comiendo menos de lo necesario, 360 calorías menos.

    ¿LOS RESULTADOS?

    Después de 8 años comiendo menos, las mujeres perdieron una media de 1 KILO cada una.

    ¿CÓMO ES POSIBLE? Si nuestro peso está determinado por la diferencia entre las calorías que

    ingerimos y las que gastamos, esas mujeres deberían haber adelgazado de forma considerable.

    Aproximadamente 1 kg de grasa en las primeras tres semanas y más de 16 kg en el primer año.

    Y este no fue el único resultado decepcionante del estudio. Los investigadores de la prueba

    también informaron que la dieta baja en grasas no logró prevenir las enfermedades cardiacas,

    el cáncer ni nada por el estilo.

    COMER MENOS DE LO NECESARIO NO ES NINGÚN REMEDIO CONTRA EL SOBREPESO: TRATE

    DE MANTENER EL PESO PERDIDO Y VERÁ QUE, EN EFECTO, RARAMENTE FUNCIONARÁ. LA

    MAYORÍA DE LAS PERSONAS CON SOBREPESO PIERDEN MUCHO TIEMPO DE SU VIDA

    TRATANDO DE COMER MENOS. SI ESTA VÍA NO FUNCIONA CUANDO UNO ESTÁ MOTIVADO

    POR LAS VARIADAS CONSECUENCIAS NEGATIVAS QUE ACARREA LA OBESIDAD, ¿CÓMO

    VAMOS A ESPERAR QUE FUNCIONE ÚNICAMENTE PORQUE UNA FIGURA DE AUTORIDAD DE

    BATA BLANCA INSISTA EN QUE INTENTEMOS COMER MENOS?
    Si seguimos estando gordos,tenemos una buena razón para dar por supuesto que comer menos de lo necesario no nos ha

    curado de esta particular aflicción, aunque a corto plazo nos haya ayudado a combatir el

    síntoma más evidente: la adiposidad excesiva.

    Según un estudio llevado a cabo en 2007, recomendar dietas bajas en calorías a pacientes

    obesos y con sobrepeso lleva, como mucho, a una ligera pérdida de peso que es transitoria,

    es decir, temporal.

    Por lo general, en los primeros seis meses se pierden alrededor de 4-5 kilos y, al cabo de un

    año, el paciente ya ha recuperado mucho de lo que había perdido.

    Esta realidad, no obstante, no ha impedido que las autoridades recomienden esta vía.


    Otro ejemplo. En los 70, dos investigadores de la Facultad de medicina de Harvard empezaron

    a tratar a pacientes obesos con una dieta de 600 kc/día solo a base de carne magra, pescado y

    aves. Trataron a miles de pacientes. La mitad de ellos perdieron 18 kg. Dedujeron que esa era

    una forma efectiva y sana de perder grandes cantidades de peso. Pero después perdieron la

    confianza en la terapia porque no sabían qué recomendarles a sus pacientes una vez que ya

    habían perdido el peso adecuado. No podían esperar que vivieran con 600 calorías el resto de

    sus vidas y, si volvían a comer de la forma anterior de la prueba, sin duda recuperarían el peso

    anterior

    Por eso, aunque perdamos la mayor parte de nuestro exceso de grasa con una de esas dietas,

    después tendremos que enfrentarnos con el problema ¿Y ahora qué? Si perdemos peso

    ingiriendo solo 600 calorías diarias, o incluso 1200, ¿acaso debe sorprendernos que volvamos a

    engordar cuando ingiramos 2000 calorías de nuevo? Esta es la razón por la que una dieta tiene

    que ser algo que podamos hacer durante toda la vida: UN ESTILO DE VIDA.

    Así, si comer menos de lo necesario no es ni un tratamiento ni un remedio, comer más de lo

    necesario no es ninguna causa PARA ENGORDAR.

    Hasta la próxima semana.

  • Notas Informativas para degustar: ¿ Por que engordamos?

    Notas Informativas para degustar: ¿ Por que engordamos?

    25 de Junio de 2018 a las 05:06

    Esta semana querría comenzar una serie de “notas para degustar” de entrega semanal sobre algo que

    nos interesa y nos trae de cabeza a todos: la razón (o razones) por las que engordamos. Parece un tema

    obvio pero vamos a ver que no lo es tanto.

    La forma en la que voy a ir presentando las notas recordará mucho a las telenovelas por aquello de

    acabar dejándoos intrigados sin saber cómo continuará pero no os preocupéis que una semana pasa

    rápido y prometo que habrá una continuación. También lo hago con la intención de no dar demasiada

    información de golpe y para que se pueda reflexionar sobre lo expuesto. Deseo que os interese todo lo

    que voy a contar. Os recomiendo la lectura del libro Cómo engordamos y qué hacer al respecto de Gary

    Taubes. Ed. RBA. Muchos de los comentarios que leeréis son extractos de dicha obra.

    Para que veáis que soy buen chico, os adelanto el índice de los artículos que iré publicando

    semanalmente para que tengáis una idea general de lo que voy a hablar. ¡Disfrutadlos!

    1.- ¿Por qué engordamos?

    2.- ¿Por qué comer menos no es la solución?

    3.- ¿Es el deporte la solución?

    4.- Entonces, ¿por qué engordan las personas?

    5.- ¿Qué hacer para adelgazar?

    6.- ¿Es lo mismo alimentarse y nutrirse?

    7.- ¿Cómo se puede conseguir una nutrición equilibrada y correcta?

    8.- ¿Qué ocurre con el azúcar?

    9.- ¿Qué hacemos con el trigo?

    10.- ¿Qué les pasa a los lácteos?


    ¿POR QUÉ ENGORDAMOS?

    A muchos de ustedes lo primero que les habrá venido a la cabeza es: ¡¡PORQUE COMEMOS MUCHO!!

    LA RESPUESTA ES QUE ¡ESTO NO ES ASÍ NECESARIAMENTE! MAS BIEN ES UNA CUESTIÓN DE CALIDAD EN VEZ DE CANTIDAD.
    Es decir QUÉ COMENOS más que CÚANTO COMEMOS.

    La mayoría de los médicos y expertos en nutrición nos dicen que engordamos porque comemos

    demasiado y/o nos movemos demasiado poco y, por lo tanto, el tratamiento para solucionar ese

    problema consiste en hacer justo lo contrario: ES DECIR COMER MENOS Y MOVERNOS MÁS.

    En la actualidad esa es la actitud que prevalece a nivel mundial. Aumentamos de peso cuando

    ingerimos más energía de la que gastamos y perdemos peso cuando gastamos más energía de la que ingerimos. Los alimentos son los portadores de esa energía y medimos esa energía en forma de calorías.

    Por lo tanto, si acumulamos más calorías de las que gastamos, aumentamos de peso; si, por el contrario,acumulamos menos, perdemos peso.

    Esta forma de concebir el peso es tan convincente y tan persuasiva que resulta prácticamente imposible no creérsela, aunque hayamos empleado muchos años de nuestra vida INUTILMENTE en tratar de comer menos de forma consciente y de hacer más ejercicio, y hayamos comprobado que ESO NO FUNCIONA.
    Seguro que muchos de ustedes lo han probado y han visto que los resultados no fueron los

    deseados.

    ESTA CREENCIA (FALSA) HA DEMOSTRADO RESISTIR CUALQUIER PRUEBA QUE LO REFUTE.

    Yo voy a intentar demostrar aquí hoy por qué esta creencia es falsa.

    ¿QUÉ ES LA OBESIDAD?

    Empezaré diciendo que la OBESIDAD ES UN TRASTORNO DE LA ACUMULACIÓN DE EXCESO DE GRASA.

    EFECTIVAMENTE, LA OBESIDAD ES UNE ENFERMEDAD. NO ASÍ EL SOBREPESO.

    LA PREGUNTA ES: ¿QUÉ ES LO QUE REGULA LA ACUMULACIÓN DE GRASA? LAS HORMONAS Y LAS

    ENZIMAS por lo que será imprescindible que nos fijemos en ellas a la hora de determinar por qué

    algunas personas engordan y otras no.

    Hay dos factores que determinan la cantidad de grasa que acumulamos y los dos tienen que ver con la HORMONA INSULINA:

    - PRIMERO: cuando los niveles de insulina son elevados, acumulamos grasa en el tejido adiposo;

    cuando estos niveles bajan, liberamos grasa del tejido adiposo y la quemamos como

    carburante. ESTO ES LO IDEAL.

    - SEGUNDO: los niveles de insulina están efectivamente determinados por los HIDRATOS DE

    CARBONO que ingerimos (no por completo, pero sí a efectos prácticos). Cuantos más hidratos

    de carbono comamos, y cuanto más dulces y más fáciles sean de digerir, más cantidad de

    insulina secretaremos al final; eso significa que el nivel de insulina en nuestro flujo sanguíneo

    será mayor, igual que la grasa que retendremos en las células grasas. LOS HIDRATOS DE

    CARBONO QUE LLEVAN INSULINA, LLEVAN GRASA.

    En otras palabras, la ciencia ha dejado claro que las hormonas, enzimas y los factores de crecimiento

    regulan el tejido adiposo, del mismo modo que regulan todo lo demás en el cuerpo humano, y QUE NO ENGORDAMOS PORQUE COMAMOS MÁS DE LO NECESARIO, SINO PORQUE LOS HIDRATOS DE CARBONO DE NUESTRA DIETA NOS HACEN ENGORDAR. POR LO TANTO, LA OBESIDAD ES EL RESULTADO DE UN DESEQUILIBRIO HORMONAL (PRODUCIDO POR LA INSULINA), NO DE UN DESEQUILIBRIO CALÓRICO; concretamente, la estimulación de la secreción de insulina debida a la Ingesta de alimentos ricos en hidratos de carbono fáciles de digerir: Hidratos de carbono refinados,entre ellos la harina, los cereales, las verduras de raíz, como las patatas, y los azúcares, como la sacarosa

    (el azúcar de mesa) y el sirope de maíz alto en fructosa.

    ESTOS CARBOHIDRATOS LITERALMENTE NOS HACEN ENGORDAR, Y AL ACUMULAR GRASA, SE NOS ABRE MÁS EL APETITO Y NOS VOLVEMOS SEDENTARIOS. (CONSECUENCIAS DEL EXCESO DE GRASA).

    ESA ES LA RAZÓN POR LA QUE A LAS PERSONAS OBESAS LES CUESTA MOVERSE O HACER DEPORTE.

    CUANTO MÁS DULCE ES EL ALIMENTO, MÁS FÁCIL DE CONSUMIR Y DIGERIR NOS RESULTA- LOS H de

    C LÍQUIDOS COMO LA CERVEZA, LOS ZUMOS DE FRUTA Y LOS REFRESCOS SON LOS PEORES ASÍ COMO

    EL PAN, LA PASTA, LAS PATATAS.

    SI QUEREMOS ADELGAZAR Y MANTENERNOS DELGADOS TENDREMOS QUE ENTENDER Y ACEPTAR LO

    QUE ACABO DE DECIR. Y LOS MÉDICOS TAMBIÉN.

    Hoy lo dejo aquí. La semana que viene el siguiente capítulo.

  • Notas informativas para degustar: El azúcar

    Notas informativas para degustar: El azúcar

    5 de Junio de 2018 a las 03:46

    PELIGROS DEL AZÚCAR

    El azúcar, en el siglo XVIII pasó de ser un producto de élites a ser un producto barato y ya

    entonces los médicos empezaron a notar sus efectos nocivos en el cuerpo.

    Cada vez hay más estudios que confirman lo efectos nocivos del azúcar en la salud. Pero ¿por

    qué es tan malo el azúcar?

    ¿Se trata sólo de un problema de caries o de calorías vacías que hacen que engordemos?

    Aunque esto no es poco, lo cierto es que hay mucho, muchísimo más. Para empezar, el

    azúcar es adictivo, lo cual no puede ser bueno. Toda sustancia adictiva (DROGA) crea

    dependencia en nuestro organismo, y hasta el momento, no se conoce ninguna sustancia que

    además de ser adictiva, sea beneficiosa para nuestro cuerpo. Pero no es sólo eso. El azúcar

    puede ser causa de muchísimas enfermedades y dolencias que, además, no relacionaríamos

    nunca con él.

    ¿CÓMO SABER SI SOMOS AZÚCAR ADICTOS? ¿CUÁNTO AZÚCAR HAN CONSUMIDO EN LO

    QUE VA DE DÍA?

    Contestar rápidamente a estas preguntas:

     ¿desayunas madalenas, galletas o bollería?

     ¿echas azúcar al café?

     ¿Tomas dulces a la hora de la merienda?

     ¿Y a media mañana?

    Y la mejor: ¿alguna vez, después de una comida en la que te has quedado satisfecho y lleno,

    has sentido la necesidad de comer adicionalmente algo dulce? Seguro que la respuesta es SÍ,

    que muchísimas veces. Todo esto tiene que ver con la dopamina que es una hormona

    relacionada con las adicciones. La tenemos tan acostumbrada a satisfacerla con azúcar, que

    cuando no se lo damos lo pide aunque estemos llenos.

    Me gustaría comentar brevemente las ENFERMEDADES QUE SE PUEDEN CONTRAER POR el

    consumo de azúcar:

     Disminución del sistema inmunitario

     Acidosis en cuerpo (terreno abonado a enfermedades graves)

     Riesgo de enfermedades inflamatorias: diabetes o hipertensión, colesterol…

     Desmineralización ósea porque el azúcar se come el fósforo de los huesos:

    osteoporosis.

     Mal humor por hipoglucemia (descenso del azúcar en sangre con riesgo de fatiga,

    ansiedad, depresión, nerviosismo). Un nivel bajo de azúcar en sangre produce un

    funcionamiento confuso en el cerebro e influye tanto en las acciones como en las

    actitudes o los sentimientos.

     Hiperactividad

     Obesidad (en EE. UU, el 64% de los adultos tiene sobrepeso y el 30,5 es obeso). En

    España llevamos el mismo camino.


     Cándida álbicans. Es un hongo que se alimenta principalmente de azúcar y C.H. Y

    DIFÍCIL DE DIAGNOSTICAR.

     Envejecimiento de la piel.

    ¿Sabéis cuáles son los alimentos que más azúcar escondida llevan?

     Las golosinas (95%)

     Cacao soluble (72%)

     Mermelada (68 gr de cada 100 gr)

     Dátiles secos

     Uvas pasas

     Chocolate blanco (56%)

     Crema de chocolate con avellanas (55%)

     Chocolate con leche (54%)

     Leche condensada (54%)

     Galletas (34 gr por cada 100 gr de producto)

    Antes que me preguntéis por la miel y me digáis que es sana, os diré que la miel es el azúcar

    que más calorías tiene (64 por cucharada), por no hablar de los pesticidas de su cultivo

    agrícola. Pero si se quiere consumir, mejor tomar las de cultivo biológico y de aspecto espeso,

    que indica que tiene todos los nutrientes. ¡Y NO OLVIDEMOS QUE SIGUE SIENDO

    AZÚCAR!

    Por último, con referencia al azúcar, me gustaría comentar el tema de las bebidas gaseosas. La

    mayoría de ellas contienen ácido fosfórico, que eleva los niveles de fósforo del cuerpo y

    cambian el pH del cuerpo, volviéndolo ácido y causando estrés en el organismo por no hablar

    del aspartamo, el edulcorante que contiene que produce múltiples efectos secundarios con su

    abuso E INSISTO ABUSO aunque haya artículos poniendo en duda su supuesto perjuicio.

    Podemos encontrarlo en:

     Bebidas con gas

     Postres congelados

     Chicle

     Yogur

     Edulcorantes de mesa

     Gelatinas

     Pastillas para la tos y múltiples medicamentos COMO LOS JARABES

     Productos dietéticos “sin azúcar añadido”. Muchos productos “light”


    Pero entonces, ¿cómo nos desenganchamos del azúcar?

    NO ES NADA FÁCIL. Se trata de replantearse la dieta, pero sin empezar a pasar hambre ni

    dejando de disfrutar del placer de comer. Como ocurre con todas las drogas, es posible que

    experimentéis el síndrome de abstinencia, pero como en las demás adicciones, lo superarás.

    Mi consejo es evitar el azúcar tanto como puedas.

  • Notas Informativas para degustar: Adelgazar rápidamente

    Notas Informativas para degustar: Adelgazar rápidamente

    28 de Mayo de 2018 a las 05:43

    Hoy inauguramos esta sección cuyo objetivo es informar brevemente sobre asuntos curiosos relacionados con el amplio mundo de la nutrición: verdades, informaciones inexactas, medias verdades, falsas creencias, etc.

    De primer plato, comentaremos la gravedad que puede acarrear el creer en aseveraciones sobre dietas que hacen adelgazar rápidamente (pero que no mencionan los riesgos que esto implica).

    Actualmente, vivimos en una época en la que nos hemos acostumbrado a que casi todo funcione inmediatamente apretando un botón y creemos que esto funciona (metafóricamente hablando) también para las dietas. Bueno, pues no es así, al menos si queremos conseguir resultados duraderos que es de lo que se trata.

    Hablar de nutrición y dietética es, desgraciadamente, hablar de intereses económicos y es por esto que hoy en día podemos encontrar mil y una manera de emprender la tarea de adelgazar. Si bien es cierto que no todo lo que se ofrece puede ser sospechoso de ser un puro negocio, también es verdad que debemos ir acostumbrándonos a la idea de que reducir peso, comer de un modo racional y sano y mantener ese peso es una tarea que va a requerir esfuerzo por nuestra parte y, sobre todo, una gran apuesta personal de conseguirlo.

    Se ha banalizado tanto el asunto de adelgazar que hemos entrado en una dinámica del “todo vale” con tal de conseguirlo y hay auténticos genios del marketing que están pensando cómo conseguir atraer clientes para sus productos, y con bastante éxito, debo decir.

    Me gustaría trasladar a quien lea esto que la mejor y más racional manera de perder peso y llevar una vida sana es cambiando los hábitos que nos llevaron a adquirir esos kilos de más. Es de una lógica aplastante, lo cual no quita para que sigamos haciendo las cosas inadecuadamente y pensando que lo último que nos recomiendan “porque a mí me fue bien” , es la piedra filosofal que estamos buscando.

    A día de hoy, no existe ninguna solución definitiva para adelgazar que no sea a través de lo que la naturaleza nos da: los alimentos. Y cuanto más despacio adelgacemos, mucho mejor porque de este modo le estaremos dando tiempo al organismo a irse acostumbrando a su nuevo estado. Recordad: lo que se pierde rápido se recupera rápido.

    De postre, querría finalizar recomendando la lectura de un libro escrito por, en mi opinión, uno de los mejores nutricionista actuales de nuestro país: Juan Revenga. El título del libro es  Adelgázame, miénteme y es un documento fantástico que desmonta todos los engaños que se llevan a cabo hoy en día para hacer creer a la gente en soluciones mágicas. De lectura obligatoria para todos los interesados en este tema. Que lo disfrutéis.

    En breve vuelvo con otra nota degustativa sobre los peligros del azúcar. Hasta pronto.


  • Currículum Vitae

    Currículum Vitae

    9 de Enero de 2018 a las 09:08

    Mi nombre es Oscar Flores Infesta y soy auxiliar de Fisioterapia, Quiromasaje y Rehabilitación desde 2002-2004. Realicé mis estudios en el Instituto Vasco de Nuevas Carreras en Bilbao.

    Además he llevado a cabo estudios complementarios en diferentes centros: 

    • 2006 Taller de formación teórico-práctico de Dolor de Espalda (32 horas) en Psicobiocenter, Deusto.
    • 2007 Curso de formación teórico-práctico de Auriculoterapia y Fitoterapia (98 horas) en Psicobiocenter, Deusto.
    • 2007 Curso de formación teórico-práctico de Drenaje Linfático (80 horas) en Psicobiocenter, Deusto.
    • 2007 Curso de formación teórico-práctico de Taller de especialización en Drenaje Linfático Manual (32 horas) en Psicobiocenter, Deusto.
    • 2007 Curso de formación teórico-práctico de Masaje Superior y Deportivo (72 horas) en Psicobiocenter, Deusto.
    • 2008 Taller de formación teórico-práctico de Masaje Ttransverso Profundo (Cyriax) (24 horas) en Psicobiocenter, Deusto.
    • Taller de Reciclaje en Drenaje Linfático Manual (16 horas) en Psicobiocenter, Deusto. 
    • 2010 Taller de Kinesiotaping (32 horas) en Psicobiocenter, Deusto.
    • 2012 Curso de Osteopatía sacro-craneal (140 horas) en Psicobiocenter, Deusto.
    • 2013 Curso de Dietética y Nutrición (140 horas) en Psicobiocenter, Deusto. 
    • 2013 Taller de Nutrición deportiva (24 horas) en Psicobiocenter, Deusto
    • 2013 Taller  de Alimentos preventivos de enfermedades y su utilización (24 horas) en Psicobiocenter, Deusto. 
    • 2016 Curso de Drenaje Linfático Manual (80 horas) en ESHIMA (Escuela de Hidroterapia y Masaje) en San Sebastián. 
    • 2016 Curso en Especialidad en Drenaje Linfático Manual Especialidad en Tratamiento de Linfedemas en ESHIMA (Escuela de Hidroterapia y Masaje) en San Sebastián. 

    Cuento con varios años de experiencia profesional desarrollada en distintos centros de fisioterapia y  he trabajado como docente:

    • 2006 - 2008: Trabajé como masajista en el Centro de Fisioterapia Sanuk de Mungia. 
    • 2008 – hasta la actualidad: poseo una consulta en Algorta donde imparto masajes, drenaje linfático y trato a clientes con problemas de sobrepeso y salud con los que trabajo en su reeducación nutricional. 
    • Así mismo, y desde el año 2010 hasta junio de 2015,  impartí clases como profesor de quiromasaje (6 años)  y Dietética y Nutrición (2 años) en la Escuela Superior de Técnicas Manuales  Psicobiocenter en Bilbao, actualmente cerrada. 
    • 2017- profesor de Quiromasaje, Drenaje Linfático Manuel (método Vodder) y Dietética y Nutrición en la Escuela Psinaturcenter, en Bilbao.
  • Adelgazar no es fácil. Pero tampoco imposible.

    Adelgazar no es fácil. Pero tampoco imposible.

    28 de Enero de 2018 a las 15:43

    Hice mi primera dieta con 8 años. He pasado toda mi vida luchando contra los kilos y peleándome con el ideal de conseguir un cuerpo "perfecto". No, no existe el cuerpo perfecto porque ya somos perfectos. Existen cuerpos idealizados pero cada uno es libre de desear el cuerpo que quiera tener y trabajar por conseguirlo, si ese es su deseo. Cómo lo conseguirá es un enigma y, desde luego, únicamente con dieta no lo hará, aunque sin una  forma de comer  adecuada, en principio, tampoco.

    Llegué a esta profesión por pura coherencia personal ya que, como he mencionado en el párrafo anterior, he hecho todas las dietas posibles sin resultados definitivos. He perdido muchos kilos y los he vuelto a recuperar e ,incluso, aumentar. Así que, un día, me llegó la posibilidad de dedicarme a trabajar para lograr la salud a través de los alimentos y no lo dudé. 

    Únicamente tras darme cuenta de que la clave pasa por olvidarse de dietas que prometen quimeras y realmente apostar por cambiar la manera de comer que nos llevó al sobrepeso, se puede llegar a un peso saludable y equilibrado, muchas veces alejado de "pesos ideales" y demás parafernalia. Y, por supuesto, comiendo rico, variado y nutritivo. La era de los filetes a la plancha y las ensaladas es, afortunadamente, historia. 

    La Organización Mundial de la Salud (O.M.S) indica que el peso ideal es aquel con el que un individuo se siente bien física, emocional y espiritualmente. De ahí la importancia de una buena salud mental pareja a la salud física. 

    No es habitual encontrar lecturas relacionadas con la nutrición donde se haga hincapié en la gran responsabilidad que tiene en el estado físico de una persona la parte emocional. Sobrepeso e irregularidades psicológicas van, en muchas ocasiones, de la mano. El estrés y la ansiedad, por mencionar los más habituales, son, en gran medida, grandes causantes del sobrepeso y la obesidad. Son estas dos de las razones por las que, en un porcentaje casi total, las dietas fracasan. Cuando una persona comienza una dieta (yo prefiero llamarlo reeducación alimentaria porque dieta me suena a restricción y nada más lejos de la realidad) las primeras semanas (pocas) todo va bien porque hay motivaciones que ayudan en el proceso. Pero a medida que van pasando las semanas, la persona se desmotiva cuando empiezan las dificultades, el aburrimiento, el ver que ya no se bajan los kilos tan rápidamente como al principio (afortunadamente)...y muchas razones más. Un apunte al respecto sobre una frase muy utilizada y perfectamente inexacta: "no tengo fuerza de voluntad". No se lo crean. La razón porque las dietas fracasan no es esa. Es algo mucho más fisiológico. 

    Por todo ello, como profesional de Naturopatía especializado en reeducación alimentaria, me propuse desde el principio que ayudar a una persona a bajar peso no podía ser únicamente endosarle una dieta-menú para que la cumpla y verle al de un tiempo. Si bien es cierto que el 90 por ciento del trabajo lo tiene que realizar el cliente, el 10 por ciento restante me corresponde a mí como terapeuta. Al haber "sufrido" desde muy joven los procesos de adelgazamiento creo que únicamente alguien que ha pasado por la misma experiencia por la que van a pasar ellos, puede entenderles a la perfección. 

    Cuando alguien comienza  un proceso de reeducación alimentaria hay que apoyarle en todos los aspectos, siendo la parte anímica uno de los principales. Reeducar significa ·"volver a educar", es decir, intentar hacer adecuadamente lo que no se hacía y que nos llevó  hasta el momento actual.

    Cuando trato a un paciente me pongo en su lugar y entiendo que va a tener momentos de flaqueza en los que le van a entrar ganas de tirarlo todo por la borda porque, ese desánimo, llegará tarde o temprano. No debemos olvidar que en todo proceso de aprendizaje nos vamos a encontrar con una mezcla lógica de expectativas, dificultades y debilidades. Se van a mezclar el "querer" y el "creer no poder". Yo, en mi consulta, estoy para escuchar esas debilidades y no sólo para entenderlas sino para explicarles que en todo proceso (cuanto más largo, más debilidades) eso sucederá y  que no pasa nada por ello. Esperar que el proceso vaya  a ser un camino de rosas sería pecar de ingenuidad. Vuelvo ahora a recordar la frase con la que empezaba el escrito: no, adelgazar no es fácil. Pero no imposible.

    Querría acabar enfatizando que las personas que vengan a "reeducarse" conmigo van a encontrar a un profesional que antes que profesional es persona, alguien que, como dije, ha pasado  por lo que pasan ellos, un profesional que no les va a engañar haciéndoles falsas promesas de éxito ni que les va a juzgar pero sí un profesional que va a dar todo lo mejor de él para ayudarles a conseguir objetivos realistas, no sin trabajo, pero que van a hacer de ellos, antes que nada, personas sanas y con un cuerpo armónico. Y espero que más felices también